El gobernador y el alcalde de Jacksonville habían autorizado la reapertura pero sólo para hacer gimnasia y caminar.

Ante la luz verde dada por el gobernador Ron DeSantis, varias playas de Florida fueron reabiertas al público y la gente asistió en considerable número sin que pesen los temores por el avance del coronavirus en Estados Unidos, el país con más casos y muertes a nivel mundial. Esto sucedió principalmente en el condado Duval, que tiene 824 casos confirmados. Según las disposiciones, las playas estaban reabriendo con horario limitado y que solamente pueden ser usadas para caminar, montar bicicleta, nadar, pasear a mascotas y surfear. Las playas están abiertas de 6 a 11 de la mañana y de 5 a 8 de la tarde. Mientras las fotos se viralizaban, la discusión incrementaba en las redes sociales. Algunos se alegraron de ver un método para tomar aire fresco y mejorar la salud mental. Otros se preocuparon por las dificultades del distanciamiento social en un grupo grande de personas, dado que dos metros es una medida mínima y las fotos no mostraban a muchas personas con máscaras. El hashtag #FloridaMoron (idiota de Florida) se hizo tendencia a nivel local.