Córdoba blinda sus fronteras para evitar rebrotes: cuarentena estricta para quienes entren a la provinciaLas autoridades establecieron controles más rigurosos después de que se conocieran tres contagios originados por trabajadores que llegaron de Buenos Aires

El presidente Alberto Fernández fue contundente al anunciar la extensión de la cuarentena estricta: «El AMBA está contagiando al resto del país». Tras estas declaraciones y con estadísticas que así lo confirman, la provincia de Córdoba decidió «blindar» sus fronteras e impondrá una cuarentena de 14 días a aquellos que ingresen al territorio provincial.

Además, las autoridades precisaron que habrá controles más rigurosos para los camioneros que ingresen a Córdoba, que tendrán lugares prefijados para detenerse. No podrán bajarse del camión durante la carga y la descarga.

«Los camioneros, que tal vez ni saben que tienen el virus, el que venga a Córdoba o el que cruce, tiene que venir y pasar en lo que se denomina una burbuja», expresó el gobernador Juan Schiaretti.

Las medidas se conocieron luego de tres brotes, algunos aún sin poder ser contenidos, originados por trabajadores que llegaron de Buenos Aires.

Schiaretti precisó que las medidas de blindaje correrán también para los habitantes de la provincia que regresen de zonas de alta circulación comunitaria. «Si un cordobés sale, cuando vuelve a la provincia también tiene que hacer cuarentena. Si va a haber una excepción, va a ser individual y la va a decidir el Centro de Operaciones de Emergencia», dijo el mandatario.

En una conferencia de prensa este sábado anunciaron también que se enviará a la Legislatura un proyecto para sancionar a las personas que no utilicen tapabocas en la calle, no respeten el distanciamiento social y que hagan reuniones familiares de más de 10 personas. Hasta el momento están permitidas con ese número como tope.

«No hay ni un punto de la provincia donde estén autorizadas las reuniones sociales. Sí están autorizadas las familiares, de hasta 10 personas, porque la familia se conoce y sabe cómo está cada uno, y se va a cuidar si sabe que hay un familiar en riesgo. El responsable de que haya 10 y no más es el dueño de la casa donde se realiza la reunión», aclaró el gobernador.

«Le vamos a poner multa al que ande sin barbijo y multa al que haga reuniones de más de 10 personas, porque no es lo mismo el que cumple con las normas que el que no. Hay personas que se vienen sacrificando hace 100 días para que la pandemia no se extienda. Porque no es lo mismo el que cumple con las normas que el que no», concluyó.