Se trata de los “interferones Lambda”, mediadores naturales de protección antiviral. Como fármaco podría servir para impedir que el Sars CoV-2 llegue a los pulmones. Las pruebas de laboratorio arrojan resultados muy alentadores

Alejandra Capozzo, doctora en Ciencias Biológicas e investigadora principal del Conicet. 

“Pudimos comprobar que nuestro interferón Lambda bovino inhibe por completo la replicación del Sars CoV-2, incluso al emplear concentraciones muy bajas. Induce un estado antiviral: se activan genes propios de nuestras células y se vuelven resistentes a la infección. Funciona de manera maravillosa, para nosotras fue una sorpresa muy grata”, señala Alejandra Capozzo, doctora en Ciencias Biológicas e investigadora principal del Conicet en el Laboratorio de Inmunología Veterinaria Aplicada del INTA. Aunque los humanos también tienen sus interferones y se activan de manera natural ante un patógeno, los de las vacas resultan más adecuados. Se trata, como describe la experta, de moléculas que actúan directamente sobre las mucosas, las vías y el tracto respiratorio, casualmente, las regiones por dónde ingresa el virus. Realizar un fármaco que despliegue esta respuesta “podría convertir al coronavirus en una enfermedad menor, al evitar que conquiste los pulmones”, detalla Capozzo