‘El secretario de Asuntos Académicos de la UNLaR, Miguel Molina, hizo alusión a los argumentos por los que el Consejo Superior decidió suspender los turnos de exámenes finales del primer cuatrimestre

De una situación compleja originada por la emergencia sanitaria, se derivan distintos inconvenientes para el desarrollo de las actividades académicas y administrativas asociadas.  Entre ellos, la generación de actas, la presencialidad, la instancia virtual para realizar el examen, a lo que se suma que no todos tienen la misma posibilidad de acceso a la tecnología que se ha evidenciado en la cursada de este cuatrimestre”, declaró. En cuanto a la condición de regularidad de los estudiantes, indicó que “se procura que todos puedan inscribirse al segundo cuatrimestre, dado que serán dos turnos de exámenes los que no se sustanciarán a la brevedad, pero que el Consejo Superior rehabilitará cuando las condiciones sean las apropiadas». “Cada unidad académica, de capital y del interior, adecuará los requisitos y criterios de regularidad establecidos en las ordenanzas, para atender la situación de cada carrera, y de cada asignatura”, explicó el funcionario