Osvaldo Rojas, de 30 años, y su hermano, de 17, había compartido una jornada de caza en el paraje Ahí Veremos, a unos 200 kilómetros de Monte Quemado, departamento Copo.

Tras la cacería, emprendieron el regreso en una motocicleta Corven, de 150 cc., que era conducida por el mayor de los hermanos.

Sin embargo, durante la marcha por un camino vecinal, en cercanías de la Ruta Nacional 16, se le cayó la escopeta al adolescente. Al impactar contra el piso, el arma de fuego se disparó y los proyectiles impactaron en el rostro del conductor de la moto. Ambos cayeron y el menor auxilió a su hermano. Osvaldo Rojas fue trasladado posteriormente al hospital en un vehículo particular, aunque murió antes de llegar a la ruta.

La tragedia generó la intervención del fiscal Gabriel Gómez.