Se aprobó el Protocolo Marco y los lineamientos generales para el retorno a las clases presenciales en las universidades e institutos universitarios, cuando la situación epidemiológica lo permita.

Los protocolos que habilitarán el regreso a las aulas en el ámbito universitario, se basan en criterios sanitarios y de higiene, salud y seguridad, así como también de organización académica y pedagógica. Se establecen acciones preparatorias y un monitoreo constante de las actividades y son el resultado de un proceso consensuado y de amplia participación en el que se consideraron los aportes de especialistas, universidades, centros de estudiantes, sindicatos, entre otros, en base a un documento elaborado por el Ministerio de Salud.

El Protocolo Marco constituye un piso mínimo de requerimientos sobre los cuales cada institución podrá definir criterios específicos que se adapten a las particularidades de las actividades que realizan. También contiene los lineamientos generales que encuadran y complementan los objetivos sanitarios y de seguridad deseados.

Al respecto, el titular de la cartera educativa nacional, Nicolás Trotta, expresó: “Creemos que la construcción del regreso a la presencialidad demanda de profundos consensos de toda la comunidad educativa. La decisión del regreso físico a las aulas será tomada por cada rector y rectora una vez que la situación epidemiológica de cada región así lo permita y se garanticen las condiciones sanitarias establecidas en los protocolos”.

Entre los lineamientos generales para la reapertura de clases presenciales, se destacan:

  • Establecer criterios de implementación de protocolos en las universidades e institutos universitarios según la situación o fase epidemiológica que transita.
  •   Generar en cada institución un plan en conjunto con la comunidad educativa para evaluar posibilidades de implementación.
  •  Resguardar a los grupos más impactados por la pandemia a fin de disminuir desigualdades.
  •  Profundizar el vínculo y la comunicación entre los sectores de salud, educación y desarrollo social como así también con los municipios para resolver problemas territoriales específicos.
  •  Optimizar la infraestructura sanitaria en cada una de las casas de estudio.
  •  Eliminar la realización de actividades masivas presenciales.