Hay manifestaciones culturales y lugares geográficos que marcan profundamente la identidad de los pueblos, esto sucede con nuestro Polco milenario, donde españoles y originarios chocaron a finales del siglo XVI. Pero, si hubo un sentir que terminaron compartiendo con el tiempo, la fe en la vida y el valor del encontrarse.
A lo largo de varios siglos este pequeño rincón de Los Llanos fue cumpliendo diferentes roles: poblado aborigen primero, caserío colonial multicultural después, posta de carretas y finalmente villa veraniega; pero aparentemente nunca dejó de ser un lugar especial para el llanisto, siempre ligado a su fe y a la existencia de su vertiente de agua alejada del cerro.
La veneración tan antigua a la Virgen del Rosario en la zona, demuestra la presencia de la Orden de los Dominicos en la región, sumada a la tradición oral del paso de Frailes Franciscanos por el lugar.
Posiblemente la capilla colonial que hoy observamos no fue el primer edificio religioso construido en Polco, seguramente con la instalación de la encomienda española podría haber existido un anterior oratorio más pequeño y sencillo que resguardara la sagrada imagen de arte cuzqueño (u otra más antigua). A principios del siglo XVIII, se habría iniciado la construcción del actual edificio, donde con seguridad los brazos de laboriosos indígenas, negros esclavos y criollos pobres, trabajaron.
Polco vio pasar a muchos personajes de gran prestigio y poder (los documentos escritos lo confirman), también varios ejércitos a caballo y seguramente cuantiosas caravanas de comerciantes. Pero con el correr de los tiempos fueron sus fiestas patronales de octubre (con el inicio de las lluvias) las que se transformaron en el centro neurálgico del encuentro en la región, el peregrinaje se trasformó en su sello distintivo.
El 29 noviembre de 1.985 la Cámara de Diputados de La Rioja Declara Monumento Histórico Provincial a la Capilla de la Virgen del Rosario de Polco, lo cual viene a institucionalizar el estatus que su pueblo ya le había otorgado desde sus sentimientos, mucho tiempo atrás.
En julio de 1.988 por iniciativa del Sacerdote Luis Pradella y aprobado por el entonces Obispo Bernardo Witte se declara Santuario Mariano Diocesano, dando inicio a las fiestas chicas mes de julio.
El 18 de junio de 1.997 se sanciona la Declaración como Monumentos Históricos Nacionales a las Iglesias Nuestra Señora del Rosario de Polco y de Santa Lucía por el Congreso Nacional Argentino. Mientras que el 7 de octubre de ese mismo año, es declarada la imagen de la Virgen del Rosario de Polco como Patrona del Decanato de Los Llanos Riojanos ante gestiones del Sacerdote Miguel La Civita y aprobada por el Obispo Fabriciano Sigampa.
Y una vez más Polco vuelve a ser el centro de la fe en la llanura, de leyendas e historias, del encuentro entre hermanos distanciados, del peregrinaje sacrificado, de sus fiestas chicas de invierno y de sus calurosas siestas de octubre. Retornando cada año el grito sagrado…..¡QUE VIVA POLCO!!!!.