Venimos de una Argentina que ha desatendido a los más necesitados y los ha condenado a vivir casi a las márgenes de la sociedad, y lo que nosotros necesitamos es una sociedad que abrace e incluya a todos y a todas , afirmó el presidente Alberto Fernández esta tarde, al participar por videoconferencia de la jornada virtual organizada por movimientos sociales bajo el lema Por paz, pan, tierra y trabajo.

El encuentro coincidió con la celebración de San Cayetano y se realizó también para conmemorar la marcha realizada en 2016 entre el santuario ubicado en el barrio porteño de Liniers y la Plaza de Mayo. En ese marco, el sacerdote y rector del santuario, Alejandro Vignole, realizó la bendición de las herramientas de trabajo.

No quise estar ausente porque para nosotros el trabajo es una prioridad y que en la Argentina de hoy todavía tengamos gente con problemas para acceder al trabajo es algo que nos duele, algo que nos preocupa y que nos obliga a ocuparnos del problema , destacó el Presidente.

A las decenas de dirigentes y representantes de organizaciones sociales les aseguró: Sé mejor que muchos que estamos viviendo un tiempo donde hay una economía que se ha desarrollado a la par de la economía formal y que esa economía necesita poder desarrollarse y crecer porque es un formidable mecanismo para incluir gente en la sociedad argentina.

La Argentina debe dejar de ser el país de unos pocos, que es el país que soñaron los que me precedieron en el gobierno, para pasar a ser el país de todos y de todas , expresó.

En ese sentido, el mandatario remarcó la puesta en marcha de diversas medidas como el plan Argentina contra el Hambre y la distribución de la Tarjeta Alimentar, las mejoras en la Asignación Universal por Hijo y la implementación del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE).

El plan fue una sorpresa y una satisfacción, porque lo pensamos para menos gente, creíamos que la Argentina tenía 3 millones de personas que habían quedado fuera del sistema, y el número fue creciendo hasta llegar a los 9 millones de personas detalló.

Y consideró que eso dejó en evidencia cómo el Estado argentino se desentendió de un número tan grande de argentinos, más de un 20 por ciento de los argentinos que el Estado nacional no registraba y que estaban sobreviviendo no sabemos exactamente en qué condiciones: pero hemos podido llegar a ellos y asistirlos en la pandemia.

Además, el mandatario reconoció el trabajo de las organizaciones sociales que tanto han hecho en los últimos años para que la Argentina no padezca más postergación y más necesidades en sectores que ya las vienen padeciendo hace muchos años.

Y reiteró la necesidad de que nuestro país no tenga una sociedad que descarta, sino que tenga una sociedad que integra, que abraza y en la que todos y todas tenemos algo para dar, para construir, donde todos y todas somos importantes.

Vamos a hacer las cosas de otro modo para que la justicia social exista de una vez y para siempre en nuestro querido país , prometió.

La jornada contó con la participación de referentes de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), del Movimiento Evita, de la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y del Movimiento Somos Barrios de Pie, entre otros.

Del encuentro virtual también formaron parte dirigentes del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), del Frente Darío Santillán, del Movimiento La dignidad, del Movimiento Nacional Octubres, del Movimiento Justicia y Dignidad, del Movimiento Nacional Campesino Indígena (MNCI), de la CTD Aníbal Verón, de la Corriente Nacional Martín Fierro y del Movimiento Barrios Peronistas, entre otras organizaciones sociales y sindicales.