Lo dijo este miércoles, en el marco de una visita a la provincia de Entre Ríos, donde el Presidente firmó acuerdos y recorrió obras

El presidente Alberto Fernández aseguró hoy que la Argentina es «una sola», que «no hay argentinos de primera o de segunda» o un país «central o periférico» y convocó a «dejar de lado los debates estériles» para solucionar los problemas que aquejan a los argentinos.

El jefe de Estado sostuvo que, si «una vez por todas dejamos de lado lo que nos divide», si no convirtiéramos cada problema que tenemos «en un problema político» y si se dieran cuenta que este virus que «ha matado a millones no tiene ideología y nos ataca a todos por igual», tendríamos mejores oportunidades de combatirlo y «tener la Argentina que merecemos».

Así lo afirmó en una conferencia de prensa en Entre Ríos, que compartió con el gobernador Gustavo Bordet y funcionarios nacionales, tras firmar acuerdos y recorrer obras.

Acompañaron al Presidente los ministros de Obras Públicas, Gabriel Katopodis; Interior, Eduardo de Pedro; y Desarrollo Productivo, Matías Kulfas.

Durante el encuentro desarrollado en el Centro Provincial de Convenciones, en Paraná, Fernández lamentó que durante años se creyera que la zona cercana al puerto de Buenos Aires era «el epicentro» porque ese país «no les sirve a los argentinos».

«Construimos un país que centralizó la riqueza en la zona más cercana al puerto porque una generación creyó que ese era el epicentro y así se fue concentrando riqueza en esa Ciudad (de Buenos Aires)», graficó el mandatario sobre la necesidad de federalizar los recursos nacionales para lograr un desarrollo equitativo.

En ese marco, agregó: «No le echo la culpa a otros, tenemos que pensar si es una Argentina justa que le sirve a todos los argentinos o a unos pocos. Estoy convencido que (esa) no es una Argentina que le sirva a los argentinos».

A renglón seguido, Fernández aseguró que su Gobierno está «dando pasos importantes en favor de la vida de la gente», al celebrar la realización de obras públicas en Entre Ríos.

El jefe de Estado convocó a «dejar de lado los debates estériles» para solucionar los problemas que aquejan a los argentinos y agregó que «somos la única generación que entendió que la solidaridad es la regla, no puede ser la excepción».

En su visita a Entre Ríos, Fernández recorrió obras públicas y privadas, visitó un laboratorio y una planta avícola y firmó convenios.

En el inicio de las actividades, sobrevoló junto al gobernador Bordet la obra de acceso sur a la ciudad de Paraná, que tuvo una inversión conjunta de más de $600 millones de pesos y permite conectar la capital entrerriana con la localidad de Oro Verde.

Los trabajos incluyeron la construcción de seis carriles, seis rotondas, señalización, ingreso al Centro Médico Nuclear, una colectora y dársenas de hormigón para detención del transporte urbano e interurbano.

Luego, el Presidente se presentó en la planta avícola del Grupo Motta de Racedo, a unos 35 kilómetros de Paraná, donde la empresa invirtió más de 40 millones de dólares para ampliar y modernizar las instalaciones y multiplicar la capacidad productiva.

Más tarde, recorrió la circunvalación a Paraná, donde se puso en marcha una obra de doble vía del acceso este por la ruta nacional 12, con una inversión nacional de más de 20 millones de dólares y que prevé la construcción de puentes, colectoras y otras obras.

Finalmente, Fernández y Bordet visitaron las instalaciones de Laboratorios Federales Argentinos (Lafedar) en el parque industrial General Belgrano de Paraná.

Esa firma se dedica al desarrollo y elaboración de especialidades medicinales y comercializa más de 600 productos a los mercados nacional e internacional.

Además, debido a la pandemia de coronavirus, el laboratorio produce alcohol en gel y otros insumos para abastecer al Estado provincial en la emergencia sanitaria.