Agustina Cosachov fue señalada por supuesta falsedad ideológica por asentar que el Diez estaba en buen estado de salud mental sin haber ido a visitarlo. Agustina Cosachov, la psiquiatra investigada por la muerte de Diego Armando Maradona, sumó esta tarde una nueva imputación de los fiscales que investigan el deceso del 10.

En esta oportunidad, la profesional fue acusada de falsedad ideológica por haber asentado –en octubre de 2020– en un certificado y en una historia clínica que el ídolo se encontraba en buen estado de salud mental sin haber ido a visitarlo.

El equipo de fiscales de San Isidro a cargo de la investigación, integrado por Laura Capra, Patricio Ferrari, John Broyad y Cosme Iribarren, le notificaron a la psiquiatra la nueva imputación a través de una cédula electrónica dirigida a su defensor.

Además de estar siendo investigada por un eventual homicidio culposo junto al neurocirujano Leopoldo Luque, ahora Cosachov enfrenta una acusación por un delito contemplado en el artículo 293 del Código Penal, el cual prevé una pena de uno a seis años de cárcel para quien “insertare o hiciere insertar en un instrumento público declaraciones falsas, concernientes a un hecho que el documento deba probar, de modo que pueda resultar perjuicio”.

Télam reveló que la imputación surgió del análisis de su teléfono celular, en donde los fiscales advirtieron que el 26 de octubre pasado, alguien –cuya identidad los investigadores quieren preservar- le solicitó a la psiquiatra que expidiera un certificado en el que se consigne que Maradona estaba en buen estado de salud mental.

Tras ese pedido, Cosachov confeccionó ese certificado, donde asentaba que el por entonces entrenador de Gimnasia y Esgrima La Plata se encontraba ubicado en tiempo y espacio, vigil y en buen estado y se lo envió a su interlocutor el día siguiente, pero con fecha del 20 de octubre.

Luego, en la historia clínica, secuestrada también por los fiscales, la psiquiatra asentó esta misma constancia, donde afirmaba que lo había visitado y lo encontró en ese estado.

Además, los fiscales constataron por dos vías que en esa fecha Cosachov nunca visitó a Maradona en la casa del country platense Campos de Roca II, donde en ese momento estaba hospedado. Esto se determinó por la geolocalización de sus celulares: ninguna la ubicaron cerca del lugar.

Esta semana, Infobae dio a conocer una serie de audios y mensajes que forman parte del peritaje oficial a los teléfonos secuestrados de Cosachov y Luque.

En ellos, los médicos se intentan calmar el uno al otro y convencerse de que el aval y las firmas de la familia para la salida de la Clínica Olivos son su respaldo y garantía ante lo que la Justicia luego consideraría en sus cálculos una internación domiciliaria deficiente.

Sin embargo, los fiscales que llevan la causa no están de acuerdo porque la responsabilidad es netamente médica. Cosachov es quien está claramente más preocupada y atemorizada por la situación. En uno de los mensajes contestó: Yo tengo cagazo de que me quieran empomar por los remedios.