Se trata de el excura Carlos Eduardo José (62) de la localidad bonaerense quien estaba imputado por “abuso sexual gravemente ultrajante triplemente agravado” contra una alumna del colegio parroquial que dirigía en la localidad bonaerense de Caseros, a quien -según la acusación- agredió sexualmente entre sus 12 y 21 años.

El excura fue absuelto con un fallo dividido en el juicio que se le seguía por abuso sexual infantil agravado contra una alumna del colegio parroquial que dirigía en la localidad bonaerense de Caseros, con el argumento de que los hechos están prescriptos y a pesar de que la fiscalía había solicitado 20 años de cárcel, por lo que se dispuso su inmediata libertad.

El fallo del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N° 2 de San Martín, integrado por los jueces Raúl Luchelli Ramos, Carolina Martínez y Mónica María Carreira, fue recibido con muestras de enojo y dolor por parte de las denunciantes, sus familiares y amigos, que se cruzaron en la calle con quienes acudieron a apoyar al exsacerdote.

Los jueces, los abogados, los que vinieron a defenderlo son cómplices. Cubren a un pedófilo, él ahora sale y vuelve a abusar. De mí abuso 15 años y no me va a volver a abusar, va a abusar a otra nena , dijo la denunciante, Mailin Gobbo, visiblemente conmocionada y entre lágrimas al salir del tribunal.

Señalando a las otras denunciantes y víctimas de otros casos de abuso en el mismo colegio San José Obrero de Caseros, la joven aseguró: No soy yo nomás, son ellas, las que me escribieron, las que se dieron cuenta con mi caso de que cuando te apoyan el pene erecto, te tocan o te besan sin que vos quieras, es abuso.

Por su parte, el abogado de Gobbo, Héctor Silveira, calificó el veredicto como impresentable , bochornoso y una vergüenza.