Ante la situación laboral y salarial de la docencia universitaria y preuniversitaria, frente a las dilaciones del gobierno nacional en la convocatoria a la paritaria 2021, manifestamos el descontento de las y los docentes por la falta de reconocimiento al trabajo realizado a lo largo del 2020, cuando nos hicimos cargo de la repentina virtualización educativa casi sin recursos aportados por el estado y en nuestro caso particular, la Universidad Nacional de La Rioja, tampoco hizo reconocimiento de gastos como lo hicieron otras Universidades Nacionales.

A ello se suma el sostenido deterioro salarial con relación al avance de la inflación, que se profundizó el año pasado. Los magros salarios docentes , la ceguera del Ministerio de Educación y la SPU ante la grave situación que atraviesa el sector, con sobrecarga de trabajo, salarios deprimidos que acumulan un deterioro del 20 % en el 2020 , a lo que se suma el desconocimiento de la cláusula gatillo de la paritaria 2019, nos obliga a organizar un plan de lucha que inicia con una Jornada Nacional de Protesta y Visibilización para este jueves 25 de marzo y un Paro Nacional de 48 hs (con fecha a definir por el Plenario de Secretarías Generales del 26 de marzo), si no hay respuestas satisfactorias a los reclamos.

Por lo planteado, exigimos la inmediata convocatoria a la Mesa Nacional de Negociación Salarial, ningún aumento por debajo de la inflación, reconocimiento del 20% que perdieron nuestros salarios hasta marzo 2021, cláusula gatillo y un programa de recuperación progresiva del salario, en camino a la media canasta familiar para el cargo testigo (Auxiliar de 1ª con 20 horas semanales). Además demandamos el ascenso de Auxiliares de 1°, actualización del nomenclador preuniversitario y el reconocimiento de gastos por conectividad, equipamiento, mobiliario, servicios de electricidad y telefonía, etc. para la continuidad de las clases virtuales mientras dure la pandemia.

 Por otra parte manifestamos que, cualquier regreso progresivo a las actividades de manera presencial, debe ser previamente acordado en paritarias. Exigimos el pleno respeto a los acuerdos alcanzados en la Comisión Nacional de Condiciones y Ambiente de Trabajo, en especial al régimen de dispensas y licencias para los grupos vulnerables, con la cobertura de las suplencias que ello demande y actualización del nomenclador preuniversitario. Ratificamos la demanda de aumento del presupuesto para las necesarias obras de infraestructura edilicia y un refuerzo para las Obras Sociales Universitarias. Nos declaramos, junto a todos los gremios de base de CONADU Histórica en estado de alerta y sesión permanente de órganos deliberativos y resolutivos” expresaron.