La petrolera aplicará ajustes de entre 6 y 7% y se espera que el resto de las empresas adopten la misma postura.

YPF aumentó el precio de las naftas y el gasoil, con porcentajes que se ubican entre el 6 y 7%, con lo que se  prevé una mayor presión al proceso inflacionario. A su vez, se espera que otras compañías comercializadoras de combustibles adopten la misma postura durante el día, tal como suele ocurrir.

La empresa anunció que tiene previsto aplicar en un plazo de tres meses un ajuste global del 15% más la actualización de impuestos.

El aumento escalonado fue confirmado durante la semana pasada por presidente de YPF, Pablo González, y el CEO, Sergio Affronti, al presentar el plan de inversiones de la compañía.

Affronti señaló que de la suba del 35% que hubo en los combustibles desde agosto pasado, sólo el 14% estuvo explicado por la recomposición de margen de ganancias de las empresas, y explicó que el 21% restante obedeció al incremento del impuesto a los combustibles y a la suba del precio de biocombustibles, que se utiliza para cortar el petróleo en la refinación.

La última actualización en los precios de las naftas y el gasoil fue de 1,2% en distintos puntos del país a mediados de febrero, mientras que a principios de ese mes la petrolera había aplicado un aumento del 1% en las naftas y 1,9% en el gasoil, como consecuencia de la suba en los valores de los biocombustibles.

En enero, en tanto, habían subido otras dos veces a raíz de la suba de impuestos internos.

Los incrementos en los surtidores pondrán más presión a la inflación, que en diciembre y enero se aceleró al 4%, mientras que en febrero tuvo una leve disminución para quedar en 3,6%. Las últimas estadísticas oficiales señalaron que uno de los rubros que más subió el mes pasado fue el de Transporte, con un 4,8%, que obedeció principalmente a la escalada de los combustibles.

El presidente Alberto Fernández había dicho que analizaba «modificar el sistema de aumento de combustibles para que no haya un goteo permanente que influya todos los meses».

Según datos de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República (CECHA), la venta de combustibles volvió a marcar una caída mensual en enero y arrancó el 2021 con una merma de 6,6% frente a diciembre y de 16,2% en la medición interanual.