El Presidente evaluó que la administración chubutense «no fue lo suficientemente activa», y que lo debió haber sido para evitar los hechos de violencia registrados durante su visita.

El presidente Alberto Fernández advirtió que la agresión que su comitiva sufrió durante el fin de semana en la provincia de Chubut no le hará tomar distancia de la sociedad y pidió a los «cuatro locos» que arrojaron piedras contra el vehículo oficial que se hicieran «cargo» de sus acciones.

«Los cuatro locos que me tiran piedras que se hagan cargo de lo que han hecho, a mí no me van a alejar de la gente», aseguró el mandatario en una entrevista con Canal 9, ocasión en la que evaluó que la administración chubutense «no fue lo suficientemente activa que debió haber sido para evitar» los hechos de violencia registrados durante la visita presidencial para asistir a la zona afectada por los incendios.

El Presidente recordó que «era un grupo muy pequeño de personas, muy violentos», y sostuvo que «el fenómeno del hombre masa, como decía (José) Ortega y Gasset, existe, pero no quiero que cuatro idiotas que tiran piedras me saquen de lo que tenga que hacer».

Sobre la situación en Formosa, Fernández respondió que «deben ser investigados y sancionados los que ejercieron ese tipo de violencia» institucional, un punto de vista que, dijo, fue «compartido» por el gobernador de esa provincia, Gildo Insfrán.


Deuda y tarifas


En cuanto a la meta inflacionaria del 29% para este año, Fernández consignó que el Gobierno hará «todo el esfuerzo por cumplirla». «Seremos estrictos y disciplinados», dijo y pidió «que ayuden empresarios y sindicalistas» para «que la Argentina se recupere sin inflación».

Fernández indicó que «hay que resolver problema muy serio, que es tema de la deuda», y señaló que la discusión con el FMI es para alcanzar «algo que se pueda cumplir».

El mandatario informó que «la economía está creciendo mucho y el empleo formal a un ritmo importante», aunque admitió que «todavía no lo siente la gente».

En cuanto a las tarifas, explicó que «necesitan tener las condiciones dadas en el momento dado y corresponder con los niveles de ingreso» antes de resolver eventuales modificaciones.

«He propuesto emergencia por un año para que las tarifas no crezcan más que los salarios, con lo cual tendrán un tope», dijo y agregó que el Estado «debe subsidiar a los que cuesta pagar esos servicios, pero no a todos».