En mayo se inaugurará la primera etapa de un proyecto ambicioso, que se desarrollará de modo escalonado. La repercusión internacional del último hallazgo de fósiles, les dio la pauta del inmenso patrimonio de La Rioja y su potencial turístico.

La Rioja trabaja en la creación de una Ruta de los Dinosaurios que tendrá características innovadoras en la Argentina: reunirá 250 millones de años de historia y evolución, desde los orígenes hasta la extinción.

“Va a abarcar el período mesozoico, con sus divisiones triásico y cretácico. El circuito completo será como un rompecabezas en el que en cada sitio encajan las piezas para tener un conocimiento abarcativo y con un valor agregado: el visitante estará frente a los fósiles de ejemplares que vivieron en ese mismo lugar donde están exhibidos”, adelanta el biólogo y geólogo Lucas Fiorelli, integrante del equipo del Crilar (Centro de Investigaciones Científicas y Transferencia Tecnológica de La Rioja) que colabora con el gobierno provincial para la creación del producto turístico-científico.

“La envergadura para la ciencia y la repercusión internacional que tuvo el hallazgo de dos fósiles en la precordillera, que se dio a conocer en marzo del año pasado, nos hizo dimensionar el patrimonio que tenemos en La Rioja y el potencial turístico. Así fue que nos pusimos a proyectar esta ruta junto con los científicos”, detalla el ministro de Turismo y Culturas de La Rioja, Gustavo Luna. 

“El 20 de mayo, en coincidencia con el aniversario de nuestra provincia, haremos la inauguración del Kilómetro 0 de la ruta, que estará en la capital”, precisa.

Este Kilómetro 0 se construye en el Paseo Cultural ubicado a una cuadra de la plaza principal, y consiste en una sala de interpretación de la parte esquelética de todo lo que se encontró en La Rioja. Del último descubrimiento en particular, hay un fémur de 4 metros y medio de altura que estará exhibido para que los visitantes puedan sacarse fotos.

El circuito

El punto inicial de la ruta se completará con estaciones. La primera también estará en la capital, en la sede del Museo de la Universidad. La estación número 2 será Sanagasta, donde ya existe un parque temático con centro de interpretación, en el lugar que fue un sitio de nidificación. 

El parque ya fue mejorado y ampliado durante el último año. La estación 3 estará en el Instituto de Investigación y estará más orientada al segmento del turismo científico. La estación 4 se ubicará en el departamento Ángel Vicente Peñaloza, donde está en construcción un parque similar al de Sanagasta. Allí estarán exhibidos los fósiles encontrados ahí mismo. 

La estación siguiente será el Sendero del Triásico que se ubica al ingreso del Parque Nacional Talampaya, con 17 figuras gigantes expuestas. La última estación será en altura, a más de 3.000 metros sobre el nivel del mar, en la Quebrada de Santo Domingo, donde se hizo un hallazgo de trascendencia mundial con la nidada más extensa que se haya encontrado con huevos de dinosaurios y fósiles de dos especies nuevas que fueron bautizadas como Punatitan y Bravasaurius (éste por relación con el lugar, ubicado a pocos kilómetros de Laguna Brava, uno de los acuíferos más importantes de la cordillera de los Andes). 

Esos dos dinosaurios de gran porte estarán al aire libre «recibiendo» a los turistas desde la cordillera, emulando los orígenes en su impactante escenario natural.

El biólogo, formado en la Universidad de Córdoba, explica que «la investigación paleontológica lleva muchos años. Por ejemplo, el hallazgo que se anunció en marzo había iniciado su proceso de descubrimiento, investigación y comprobaciones en 2015. Todavía tenemos muchos hallazgos en estudio, que aún no podemos adelantar. En la zona de Talampaya hemos descubierto varios ejemplares novedosos para la ciencia, especies desconocidas, como dinosaurios muy primitivos o sus antepasados, y de los cocodrilos y mamíferos. Por otra parte, también se investiga en otras regiones, como grandes áreas de nidificación en Tama y Quebrada de Santo Domingo».

Lucas Fiorelli destaca: «La Rioja, a diferencia de otras provincias de la Argentina, reúne yacimientos que van desde el origen a su culminación en el evolución de los dinosaurios. El período mesozoico está bien preservado. El triásico y cretácico son muy importantes en el proceso evolutivo de los dinosaurios, y tenemos excelentes yacimientos con un potencial paleontológico extraordinario. En la provincia está la cuenca del triásico, considerada entre las más importantes del mundo, donde quedaron preservados los fósiles y en lo que hace también al momento que se sitúa hace 200 a 250 millones de años. Un ejemplo de ello es Talampaya.

Por eso la importancia de la ruta completa que tendrá La Rioja: se verá el patrimonio de cada una de las localidades en su escena natural, diferentes una de otra, y también su historia geológica».

Antes y después de la ruta

La Ruta de los Dinosaurios tendrá una inauguración escalonada, a medida que se concluyan las estaciones de Vicente Peñaloza y Quebrada de Santo Domingo. El ministro Gustavo Luna no precisa fechas de culminación del circuito completo, pero adelanta que es una prioridad de gestión. Para este año se contempla una inversión de 60 millones de pesos. Las obras se ejecutarán como parte del programa nacional “50 Destinos” más fondos provinciales. De manera paralela, se capacita a gente del lugar que será la encargada de guiar como promotores turísticos culturales.

«Nuestra identidad cultural está ligada a la chaya y la trascendencia como destino por el Parque Nacional Talampaya. Pero cuando esté concluida la Ruta de los Dinosaurios, será un antes y un después», vaticina Luna.

Otra de las particularidades del nuevo producto es que apuntará al turismo de familias y contemplará actividades lúdicas que involucren a los visitantes, los incentive a volver, aprender y participar en escenarios naturales y con esos mismos ejemplares que los habitaron hace millones de años.

Parque Temático Sanagasta

El Parque de Dinosaurios Sanagasta quedará incluido en el primer tramo de inauguración de la ruta, prevista para el 20 de mayo. Es como una incubadora monumental a cielo abierto que preserva nidos de 90 millones de años. 

Se trata de un enorme valle con geoformas elevadas de un intenso color ladrillo donde se ubican réplicas de dinosaurios a escala real. Allí nidificaban los saurópodos. Abarca 850 hectáreas. Fue descubierto en 2001, cuando una expedición de paleontólogos buscaba otra cosa y se dio con nidos que contenían cada uno hasta 30 huevos fosilizados.

Fuente:Lo Vos