Una nueva escuela de Boxeo surge desde el barrio Malvinas en La Rioja

Se trata de la iniciativa del exboxeador profesional, Pablo Cortes, que instaló un gimnasio en su casa, a unas cuatro cuadras del Club Rioja Juniors. La premisa es sacar a los chicos de la calle y darle las herramientas para desarrollarse en esta disciplina.

En el corazón del populoso barrio Malvinas Argentinas, ubicado en el sector este de la ciudad, hace unos meses comenzó a surgir una nueva escuela de boxeo, la cual tiene como finalidad de darle inclusión social a los jóvenes que viven en los barrios de este sector, y también una salida a través del deporte.
Se trata de la iniciativa del exboxeador profesional, Pablo Cortes, que instaló un gimnasio en su casa, ubicada en calle Guido Spano, entre Turín y avenida Malvinas, a unas cuatro cuadras del Polideportivo Ramón Reynaldo Gudiño de Rioja Juniors.
“La escuela comenzó a funcionar desde diciembre y todos los días venimos sumando cosas para darle la comodidad a los chicos”, contó Pablo Cortés, quien remarcó que “hacemos todo a pulmón”.
El exboxeador profesional destacó el apoyo que recibió de Federico Brígido, quien donó pesas, dos bolsas y seis pares de guantes, fundamentales para desarrollar los entrenamientos diarios. También valoró el aporte que el empresario hizo con bolsas de cemento, con la cual pudieron realizar parte del contrapiso que tiene el gimnasio. “Este fin de semana, con la ayuda de los chicos, vamos a terminar el trabajo”, contó Cortés, quien además manifestó que con los recursos que cuenta, se las ingenia para ir mejorando las instalaciones de su gimnasio. “Hicimos un ring con cámaras de bicicleta y ahora lo que más estamos necesitando, es que nos donen chapas para poder terminar el techo, porque se viene el invierno y no queremos que los chicos sufran el frío”, manifestó.
El encargado del gimnasio también manifestó su agradecimiento por el aporte que hizo el ministro de Desarrollo Social, Alfredo Menem, quien asistió con las colchonetas que se utilizan para realizar ejercicios.
Cabe destacar que las clases se llevan a cabo de lunes a viernes, en dos turnos, de 21 a 22, donde generalmente asiste gente mayor de 30 años, quienes buscan la actividad para mejorar su condición física. En tanto que en el segundo turno, de 22 a 23, asisten chicos más jóvenes, cuya finalidad es dar sus primeros pasos en la disciplina, con la idea de transformarse en boxeadores, para lo cual cuenta con la asistencia de Raúl Reinaga, que fue el profesor que no preparó en sus inicios.
“Hoy están asistiendo unos quince chicos, que son todos de la zona, de los barrios Malvinas, Cementerio y Ricardo I”, detalló y aseguró que su intención es que puedan desarrollarse como deportistas.
En ese sentido señaló que “hay dos o tres que andan muy bien y que en un par de meses van a poder debutar como boxeadores amateurs”. Pero también remarcó la finalidad social de la iniciativa, al sostener que “la idea es que estén acá y no estén tanto tiempo en la calle donde hay mucha droga”, enfatizó.
Pablo Cortes también contó que su idea es sumar un turno de entrenamientos por la tarde, donde además, poder brindarle la copa de leche a los chicos que asisten, para lo cual pidió la asistencia de las autoridades gubernamentales, más teniendo en cuenta que la mayoría de los chicos que asisten son de escasos recursos y a los cuales no le cobra la cuota mensual para asistir a los entrenamientos.

Mas Información