Opinión: Graciana Peñafort aclarando algunos conceptos en el tema de las acusaciones contra Cristina Fernandez de Kirchner

Hablemos de recusaciones. Veamos un primer concepto: los jueces estan obligados por ley a ser imparciales, es decir no tener ningun interes en el resultado de la causa que juzgan. Asi lo ordenan entre otros art. 26 de la Declaración Americana de Dchos Humanos

El art.14.1 del Pacto Intern de Dchos Civ y Pol, Art. 8.1 de la Convención Americana de Dchos Humanos y 10 de la Declaración Univ de Dchos Humanos que garantizan la imparcialidad del juzgador a partir de su inclusión expresa en el bloque constitucional.(art. 75, inc 22 C.N)

¿y que significa ser imparcial como juez? La Corte Suprema ha dicho que «Lo decisivo en materia de garantía de imparcialidad es establecer si, desde el punto de vista de las circunstancias externas (objetivas), existen elementos que autoricen a abrigar dudas con relación a la imparcialidad con que debe desempeñarse el juez, con prescindencia de qué es lo que pensaba en su fuero interno» (Del dictamen de la Procuración General, al que remitió el voto. Fallos. 330 :2327). Y añadio la Corte en dicho precedente que:

«La garantía a un tribunal insospechado de parcialidad es manifestación concreta del debido proceso y la defensa en juicio, y resulta imprescindible su afianzamiento como puente de acceso a la doble instancia judicial.» (Fallos. 330: 1457).»

Tan desquiciado esta el sistema judicial argentino, que si se rechaza o se acepta la recusacion presentada por CFK, resolverá el tema la Camara de Casacion, Camara con muchos de sus miembros registrados como visitantes asiduos de la quinta de Olivos o la Casa Rosada durante el gobierno de Mauricio Macri. Añado lo que dijo Roxin, un doctrinario aleman y es que que tras el conjunto de disposiciones acerca de recusación y exclusión del juez “…está la idea de que un juez, cuya objetividad en un proceso determinado está puesta en duda, no debe resolver en ese proceso, tanto en interés de las partes como para mantener la confianza en la imparcialidad de la administración de justicia.» Ademas añadió Roxin que para que prospere una recusacion «no se exige que él [juez] realmente sea parcial antes bien, alcanza con que pueda introducirse la sospecha de ello, según una valoración razonable…” Veran ustedes que las fotos compartiendo partidos de futbol se presenta a todas luces como una valoracion razonable ¿no?.

Porque hay que tener presente que recusar no implica valorar la rectitud moral del funcionario recusado. Ha dicho la CIDH que «La recusación no debe ser vista necesariamente como un enjuiciamiento de la rectitud moral del funcionario recusado, sino más bien como una herramienta que brinda confianza a quienes acuden al Estado solicitando la intervención de órganos que deben ser y aparentar ser imparciales” (C.I.D.H., Caso ‘Apitz Barbera y otros… vs. Venezuela’, rto. el 22 5/08/2008, Considerandos 56, 63, y 64).

Y voy a volver a Roxin, que ha sido considerados muchas veces por la Corte suprema cuando dice que «“partiendo de distinguir los dos aspectos de la garantía [de imparcialidad de los jueces] – el objetivo y el subjetivo -, se define el primero como el temor de parcialidad que puede sentir el justiciable frente a hechos objetivos, más allá de la persona en si del juzgador. El interés de este último, su convicción, atañe al plano subjetivo”. Que “puede ser recusado por temor de parcialidad cuando exista una razón que sea adecuada para justificar la desconfianza sobre su imparcialidad… no se exige que él realmente sea parcial, antes bien, alcanza con que pueda introducirse la sospecha de ello según una valoración razonable”; Y dijo la Corte Suprema que «“la imparcialidad objetiva se vincula con el hecho de que el juzgador muestre garantías suficientes tendientes a evitar cualquier duda razonable que conducir a presumir su parcialidad frente al caso. Si de alguna manera puede presumirse por razones legítimas que el juez genere dudas acerca de su imparcialidad frente al tema a decidir,debe ser apartado de su tratamiento, para preservar la confianza de los ciudadanos —y sobre todo del imputado— en la administración de justicia, que constituye un pilar del sistema democrático” Fallos: 328:149 Y dicho todo lo anterior reitero que la obligacion del fiscal es preservar la legalidad del proceso.

Pero resulta que en este caso el fiscal era parte de los partidos de futbol en la Quinta Los Abrojos, junto con el juez. Veran que entonces el fiscal tampoco puede intervenir en este caso. Porque estan recusados tanto él como fiscal y uno de los jueces de tribunal.

Asi las cosas en este juicio donde esta claro que no hay una adecuadad proteccion de las garantias del imputado ni mucho menos una custodia de la legalidad de los actos del proceso, «en defensa de la legalidad de los intereses generales de la sociedad».

Y amen de la correcta admisnitracion de justicia que busca preservar la institucion de la recusacion traigo a colacion algo que escribio Fayt , donde señaló que «la cuestión que se debate en autos se vincula íntimamente con la vigencia material del estado de derecho, pues la facultad de ejercer de un modo eficaz los recursos que aseguran la objetividad de la jurisdicción, son hoy postulados cuya inobservancia es juzgada por las convicciones jurídicas dominantes de un modo especialmente severo.»

Veremos que sucede, pero acabo de explicar el abc de las recusaciones y en mi opinion porque procede en este caso y los argumentos. Pero podria haber resumido todo en una frase que seguramente le gustaria a fiscal. Si apelamos al sentido comun que invoco Luciani ¿ustedes admitirian que que los juzgaran un fiscal y un juez que juegan al futbol con quienes dicen ser enemigos de ustedes? Y la respuesta es obvia, tanto como es obvio que en este caso corresponde hacer lugar a la recusacion.

Mas Información